Ruiz-Capillas resalta que los administradores de fincas colegiados “somos hoy más visibles gracias a la nueva imagen profesional”

El Colegio de Administradores de Fincas de Cantabria (CAFCA) celebra mañana, viernes, la asamblea general ordinaria en la que abordará las cuentas anuales y los nuevos proyectos en los que trabaja de cara a este ejercicio.
Así lo ha avanzado el presidente del CAFCA, Alberto Ruiz-Capillas, quien ha destacado el “decisivo” impulso dado por la nueva imagen profesional, implantada hace poco más de un año, para que la sociedad “reconozca y conozca esta profesión que ejercen más de 15.000 personas en toda España, cerca de 300 de ellas en Cantabria”.
Este emblema, surgido a iniciativa del presidente del colegio cántabro, acredita, según ha subrayado el propio Ruiz-Capillas, “a los más de 270 colegiados de la región, todos ellos con la cualificación profesional suficiente y legalmente reconocida para ejercer sus funciones y prestar el mejor servicio a las comunidades, al tiempo que les distingue del intrusismo”.
La asamblea general, que se celebrará en el Hotel Chiqui, someterá a aprobación el balance y liquidación del presupuesto de 2016, así como las cuentas de este ejercicio, que ascienden a algo más de 126.000 euros, y dará cuenta de los cursos, charlas y talleres formativos desarrollados en estos últimos doce meses, además del trabajo llevado a cabo por las diferentes comisiones de Comunicación, Redes Sociales y Relaciones Institucionales.

Asimismo, Ruiz-Capillas informará de los nuevos proyectos en los que ya trabaja el Colegio, entre los que ha destacado la próxima firma de un convenio con el Gobierno de Cantabria para la prevención de la violencia de género en las comunidades de propietarios; el “remember” del Congreso Nacional de Administradores de Fincas que tuvo lugar hace dos años en Santander, un evento previsto para octubre; o el viaje a Anantupur (India) en noviembre para conocer de primera mano el proyecto solidario que este colectivo promueve conjuntamente con la Fundación Vicente Ferrer para la construcción de 42 viviendas en una de las zonas más pobres de este país asiático.